Publicado en Un Milagro Cada Día

¡Escucha a Dios!

¿Están tus oídos abiertos a Dios hoy? ¿Oyes la dulce voz del Señor hablando a tu corazón? Como embajadores del Reino de Dios, tenemos que aprender a escuchar a Dios hablando a lo más profundo de nuestro ser. Esto es lo que experimentaba Moisés:

“Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión, para hablar con Dios, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines; y hablaba con él” (Números 7:89).

Dios habla muy a menudo, ¡y tiene tantas cosas que decirte! Me gusta pararme a veces en mis tiempos de oración, para tener simplemente un momento de silencio y preguntarle lo que piensa Él de tal situación, y qué quiere decirme. Escribo entonces todo lo que me viene a la mente sin pararme a reflexionar. Luego, cuando creo haber acabado, releo todo y hago una selección: aquello que está alineado con la Palabra de Dios no puede más que provenir de Él; lo demás provendrá probablemente de mí. En estos tiempos de escuchar, dejo al Señor recordarme quién soy y que Él es el Rey, el Señor de mi vida.

La sexta clave para traer el Cielo a la Tierra, por tanto, es: ¡Escucha a Dios!

Pensamos a menudo que Dios habla a los demás, pero no a nosotros. Queremos escuchar Su voz en nuestras vidas, pero muchas veces no sabemos cómo ponernos a escuchar. Como dice la Escritura: “Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Pero el hombre no entiende” (Job 33:14).

“No entendemos…” ¿Cómo podemos hacer para entender lo que Dios nos quiere decir? Aquí tienes algunos consejos:

  • Aparta tiempo para escuchar a Dios en tu día a día: Cuanto más tiempo dediques a escucharle hablar, más te familiarizarás con Su voz. Aunque esto pueda parecer extraño o incómodo al principio, te darás cuenta rápidamente de hasta qué punto esos momentos son importantes para tu vida.
  • Lee Su Palabra diariamente: Cree que todo lo que dice la Biblia es verdad. Al apropiarte de estas verdades, construyes una base de creencias sólida.
  • Hazle preguntas directas: No temas preguntarle al Señor directamente “¿Cómo…? o ¿Por qué…? No limites a Dios a un “sí” o “no”, ¡déjale que te revele todo lo que desea comunicarte!

Querido(a) amigo(a), ¡no desistas! ¡Dios desea revelarte los planes maravillosos que tiene para tu vida! Tienes acceso al Lugar Santísimo para acercarte al Padre con total libertad. Puedes estar seguro de que Él te revelará todo lo que necesites saber. ¡Cuando escuchas Su voz, nada puede pararte, y tu testimonio se vuelve tremenda-mente poderoso!

Autor:

Pastor Titular de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera (Nvo. Chimbote-Perú) También parte de Visión Lidere. Un ministerio de apoyo y entrenamiento al Liderazgo Eclesial. Egresado del Seminario Bíblico Alianza del Perú. Soy Pastor Oficial de mi Organización Alianza Cristiana Y Misionera. Licenciado en Administración. Casado con Mónica Arevalo y como fruto de nuestro amor tenemos tres hijos, Samuel, Raquel y Josué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s